cámara de aire ventilada de 2 cm de espesor

En el momento en que se edifica una testera compuesta por múltiples capas (ladrillo exterior y ladrillo interior) lo frecuente es que entre las capas quede un hueco de construcción. A este vacío lo llamamos cámara de aire y puede ser mayor o menor, desde unos milímetros hasta mucho más de 20 centímetros, como nos hemos encontrado en alguna ocasión.

Generalmente las cámaras de aire mucho más pequeñas las acostumbramos a ver en inmuebles donde se ha amado ganar la mayor área útil de la vivienda, y las cámaras de aire enormes, en inmuebles donde la estética de la testera lo necesita. Esto último, según comentan los veteranos, hace un tiempo, un edificio de calidad era aquel cuya testera era ancha (simulando a la piedra) y de ahí que se aumentaba el espesor de la cámara para aparentar ser muros de piedra. En otras ocasiones, se regularizan los salientes que causan los pilares con el tabique interior para eludir esquinas bien difíciles de amueblar. En la actualidad el aparato y la longitud del ladrillo caravista acostumbran a marcar el espesor total de la testera.

Cámara de aire por causas de construcción

Las testeras acostumbran a tener múltiples capas y entre ellas está la cámara de aire. Pero su tamaño no en todos los casos es exactamente el mismo en todas y cada una de las viviendas o inmuebles. ¿De qué es dependiente? Del espacio con el que se cuente. No obstante, si bien haya poquísimo espacio, no es conveniente eliminar las cámaras de aire, en tanto que son una sección primordial de cualquier testera que dejan la ventilación del inmueble.

Un inmueble precisa estar bien ventilado, lo que no sería viable sin la cámara de aire. Merced a ella, el aire circula durante toda la vivienda. Por consiguiente, en la actualidad, todas y cada una de las creaciones se hacen sabiendo esta necesidad. Su espesor lo determinará el arquitecto que realice la obra y puede ser mayor o menor, como ahora hemos expuesto.

Aislamientos térmicos ecológicos

Aislamiento térmico insuflado de celulosa. En general hablamos de un 90% de papel reciclado de períodico, que tras padecer procesos de corte y desfibrado, se intercalan con sales bóricas que dotan al material de características ignífugas, insecticidas y fungicidas. Este género de protección con sales de boro provoca que el aislamiento no genere humos o gotas incendiables. Estas características incrementan conforme incrementa el espesor. En el momento en que estamos con un material de espesor mayor a cien mm, su clasificación en oposición al fuego es B-s2, d0.

Aislamiento térmico insuflado de corcho expandido. Es un material derivado del alcornoque, reciclado con apariencia de nódulos al peso. Tiene el beneficio de ser imputrescible y no extender el fuego. Se aconseja usarlo desde 2 cm de espesor de cámara. Su valor de lambda 0,040 W/(m*K).

Deja un comentario