como cambiar el ventilador de un ordenador de torreta

Pero dejando atrás todas y cada una de las opciones por programa, vamos a los controladores por hardware que nos dejan un control un tanto mucho más directo y simple para cambiar la agilidad de los ventiladores de nuestro sistema y asimismo para conseguir información de la temperatura y de los propios ventiladores en las pantallas o displays que acostumbran a integrar este género de gadgets.

Trucos para obtener un ventilador para tu PC

Para ofrecerle el colofón a este producto, vamos a ofrecerle algunos trucos para los que quiere mudar el ventilador del PC y obtener uno nuevo. Como afirmamos al comienzo, no se sintetiza en obtener lo que mucho más te agrade, sino más bien lo que mucho más favorezca al grupo.

¿Qué número de ventiladores precisas en tu PC?

Hablamos de una resolución mucho más simple de lo que aparenta a priori o, por lo menos, lo es cuando entiendes qué harás. Ahora vamos a poner precisamente el número de ventiladores sugeridos según la utilización que le dé a su aparato.

Un empleo diario sin enormes demandas. Si te dedicarás a andar por Internet, ver vídeos, oír música o pequeños trabajos de escuela y ofimática en la mayoría de los casos, los elementos no se calentarán prácticamente nada, con lo que la ventilación puede ser mínima. Asimismo te tienen la posibilidad de ser útil 2 ventiladores si vas a divertirse pero un tanto ocasionalmente (1 o 2 horas máximo) a juegos no muy rigurosos que no pongan el PC al límite. Conjuntar con un disipador ‘Cooler’ es bastante.

La limpieza

Comienza retirando los cables antes nombrados y agrupándolos de alguna forma a fin de que no te incordien.

aire

Retire el asegurador del ventilador para ganar espacio. Tenga presente las próximas normas.

Solo debes ver hacia abajo para revisar de qué forma se amontonan. Sacar a mano y emplear un paño de microfibra con un producto limpiador. No tienes que tocar ninguna parte con cableado con el paño húmedo. Sí puedes adecentar la parte que has retirado y la reja de ventilación.

Qué procesador necesito

Como bien comentábamos, el paso primordial para seleccionar nuestro procesador no es otro que confirmarnos de su compatibilidad con el resto de hardware de nuestro aparato. Así, más allá de que no existe una alternativa «mala», el resto del desarrollo de decisión se va a centrar en la capacidad que queremos, y en buena medida, a nuestro presupuesto.

De la misma con la placa base, más allá de que las habilidades y costos de la GPU tienden a ser los primordiales reclamos en el momento de efectuar cambios, debemos rememorar que en un caso así «el tamaño sí importa».

Deja un comentario