es bueno el aire de un ventilador a la cara

A lo largo de los meses de verano, el reposo se puede observar interrumpido por las noches gracias a que en el dormitorio no entra bastante proporción de aire, causando que las sábanas, almohadas y ropa se sientan pesadas y también incómodas como para lograr conciliar el sueño nuevamente.

A lo largo de la víspera, la temperatura corporal es diferente a la del día dado a que la regulación térmica se provoca a lo largo del reposo, esto es, pocos minutos tras haber entrado en la primera etapa del sueño, el cuerpo se relaja y también empieza una sucesión de oscilaciones de temperatura durante la noche que cambian según el ritmo circadiano del organismo.

¿Cuáles son las secuelas negativas de reposar con el ventilador encendido?

¿No quejas ojo en verano? ¿Mujeres mil vueltas a la almohada en busca del lado mucho más fresco? Reposar con el ventilador encendido es una solución al vaivén de multitud de calor. No obstante, esto asimismo trae secuelas negativas para tu salud:

  • El aire seco reseca las mucosas de las vías respiratorias, la piel y los ojos. En verdad, puede ocasionar mucosidad, congestión nasal, irritación en los ojos, cefalea, o mal de garganta, más que nada en persona que duermen con la boca relativamente abierta.
  • Este aparato estimula el ingreso de gérmenes y de polvo que inficionan al organismo. Esto es un inconveniente, más que nada, para personas alérgicas.
  • Perjudica a quienes sufren trastornos respiratorios, tal como bronquitis, asma, sinusitis o rinitis estacional.
  • Puede ocasionar rigidez muscular, singularmente al reposar con el ventilador apuntando de manera directa a la cara. Ciertas secuelas son rampas, tal como mal cervical al día después por la mañana.

Garganta y boca secas

Si duermes con la boca abierta, el aire seco generado por el ventilador va a hacer de las suyas: robará la humedad de estas zonas y quizá te despiertes tozando y con mucha sed.

Si tienes alguna condición en la piel que la hace mucho más vulnerable a la sequedad, entonces la presencia incesante de una corriente de aire puede restar humedad en la piel, haciéndola mucho más echando y empeorando la condición.

No necesita instalación

Reposar con aire acondicionado, aparte de representar un gasto importante, asimismo necesita un desarrollo de instalación que cuesta dinero y un técnico para lograr llevarlo a cabo bien.

En cambio, un ventilador puedes ponerlo en el sitio que desees sin más ni más adversidades y sin requerir un experto para instalarlo.

Limpia el polvo

Tanto el ventilador como la habitación donde tiene la posibilidad de tener polvo, que en el momento en que se prende se extiende por todo el espacio, limpiarlo te va a ayudar a no tener efectos negativos al usarlo.

Deja un comentario