la tubuladura pieza que une el ventilador con el paciente

  • Garantizar que todo el material preciso está a mano.
  • Higiene de manos. Δ9 OMS 17 EPS
  • Elaborar el aparato, tanto el ventilador mecánico y las partes como los equipos socorrieres y los diferentes elementos.
  • Elaborar pulsioxímetro y otros monitores de factores (tensión arterial, ECG, continuidad respiratoria), si es requisito.
  • Conectar el ventilador a la red eléctrica oa la fuente de energía con la que actúe: los indicadores de conexión a la red y el encendido tienen que alumbrarse. Revisar alarmas.
  • Revisar la compatibilidad y el preciso desempeño de la válvula espiratoria.
  • Seleccionar la máscara mucho más correcta.
  • Elaborar y revisar la toma de O2 que va a depender del modelo de respirador que usemos.
  • Revisar el preciso montaje de todos y cada uno de los elementos y el desempeño del respirador.
  • Es esencial que se ubique el respirador en un espacio permanente y seguro, protegido de la radiación del sol u otras fuentes de calor.

Antecedentes

La iniciativa de comunicar la ventilación mecánica aparece en contextos donde la aptitud del sistema sanitario de proveer un ventilador a cada tolerante que lo necesite se ve comprometida. Asaltos terroristas, catastrofes meteorológicos o epidemias son niveles donde esto sería viable.

Distintas conjuntos- han explorado esta oportunidad con distintas aproximaciones y conclusiones. En 2007, Neiman y también Irvin en una investigación conduzco crean un modelo de conexión fácil y de veloz ensamblaje con tubuladuras y cilindros en T que deja ventilar simultáneamente 2 pulmones artificiales (Figura 1). En la conclusión aseguran que, frente a un desastre, esta conexión podría representar una opción alternativa. Con una línea afín de trabajo y en el campo de la simulación, Branson et al., desarrollan un modelo afín, pero cambian cambiantes como resistencia y compliance de los pulmones artificiales, prueban distintas métodos ventilatorios y examinan los desenlaces cuantitativamente. El conjunto de investigación muestra las restricciones de la estrategia de comunicar la ventilación y se expone escéptico sobre el papel que pudiese llegar a cumplir este procedimiento en frente de su necesidad real. Por otro lado, en 2008 aparece un trabajo que jura saber, con un modelo animal, si cabe prestar ventilación mecánica compartida a 4 ovejas con un único ventilador. Los animales fueron sedados, paralizados y ventilados a lo largo de 12 horas. Se escogió esa proporción de horas puesto que es el tiempo que demorarían al llegar los elementos del Strategic National Stockpile en USA, rincón donde se efectuó el ensayo. De una forma ilusionado concluyen que las ovejas lograron ser mantenidas bajo ventilación mecánica a lo largo de este tiempo sin un mayor deber de su estado. Su enorme restricción es que emplea pulmones sanos, y este podría no ser el ámbito de una falla respiratoria masiva donde sea precisa la estrategia de comunicar ventilación (salvo por botulismo, por servirnos de un ejemplo). Pacientes sépticos, quemados, con distraído pulmonar y/o descompensados ​​hemodinámicamente, cuya problemática sobrepase la parálisis diafragmática, se comportarían de manera diferente a las condiciones experimentales. En lo que se refiere al mucho más reciente escrito sobre la temática, entidades de enorme valor científico como la American Society of Anesthesiologists (ASA) y la Society of Critical Care Medicine (SCCM), por ejemplo, difundieron una declaración conjunta sobre el tema . En el producto, sin llevar a cabo referencia a la proporción de pacientes conectados, se desaconseja en la mayoría de los casos la práctica de comunicar la ventilación mecánica, señalando que el ventilador debe entregarse a quien tenga mucho más posibilidad de favorecerse. Se arguye que conectar a mucho más de un tolerante bajo un mismo ventilador crea mucho más daño que limitar la ventilación de otro. Se citan los trabajos tradicionales sobre el tema- y se sostienen los inconvenientes propios de esta práctica: polución cruzada, monitorización dificultosa, implementación dificultosa, entre otros muchos.

Deja un comentario