parámetros básicos del ventilador para un paciente en pcr

La reanimación cardiopulmonar (RCP) es un trámite de urgencia que se puede necesitar en pacientes con COVID-19. Por consiguiente, pide una atención particular, especialmente en lo que se refiere al mayor peligro de sprays a lo largo de las compresiones torácicas y las maniobras de ventilación, ofertando un peligro importante de polución para el aparato ayudar.

Los procesos de toma de resoluciones para comenzar o no la RCP, han de ser evaluados tanto en los servicios de atención prehospitalaria, como en los Departamentos de Urgencias y en las Entidades de Cuidados Intensivos (UC-UTI), y la RCP siempre y en todo momento debe hacerse, a menos que las ordenes particulares antes establecidas señalen lo opuesto y se determine el comando de No Procurar Reanimación (DNR). Las resoluciones y pautas para la DNR tienen que documentarse y estar comunicado apropiadamente al grupo. Los cuidados paliativos y plataformas tienen que proseguir la política local y también institucional.

Resumen

En contexto de paro cardiorrespiratorio en tolerante con vía aérea avanzada ahora instaurada, se expone la programación del ventilador mecánico, esto nos piensa múltiples provecho. En primera, dar una ventilación a partir de presión efectiva. Seguidamente, una mayor aptitud de contestación por la parte del aparato de reanimación a lo largo de la RCP, al delegar la tarea de vía aérea. Finalmente pero no menos esencial, reduciendo la aerosolización al desconectar el circuito ventilatorio para conectar en la bolsa autoinsuflable para dar las ventilaciones.

La  programación  del  ventilador  mecánico  a lo largo de  la  RCP  requerirá de  algunas  consideraciones,  como  la  modificación  de  las  alarmas programadas  por  defecto,  de este modo  como  la  modificación  del  trigger  entre  otros  factores, para  eludir  asincronías  a lo largo de  las  compresiones,  mismas  que  podrían  aumentar la presión intratorácica, comportando a una reducir del retorno venoso y de esta manera reduciendo las opciones de conseguir un retorno a.

Criterios de inclusión

  • Parada cardiorrespiratoria presenciada o hasta un máximo de 5 minutos de evolución.
  • Comienzo de cardio compresión continua (CCC) en los 5 primeros minutos tras la parada.
  • Sin otros criterios de no reanimación o de restricción de esfuerzo terapéutico y según las situaciones de su hospital receptor.

Trámite

Historia

La descripción mucho más vieja sobre manejo de la vía aérea en el Talmud Babilónico, artículo que reúne la tradición judía escrito entre los años 200 a. y 500 d. 7 . El Talmud detalla un cordero que padeció una lesión de su vía aérea y subsistió merced a la introducción de una caña en su tráquea 7 . Un milenio después, el anatomista belga Andrea Vesalius describió de qué manera al utilizar presión efectiva por una caña insertada en la tráquea los pulmones se hinchaban 8 . En 1754 se desarrolló el primer tubo endotraqueal y en 1783 se describió el primer procedimiento para abrir de forma manual la vía aérea en un tolerante inconsciente 8 . En 1895 Alfred Kirstein publicó la utilización de un laringoscopio directo para la intubación orotraqueal 9 . Finalmente, en la época del siglo XX Peter Safar y sus ayudantes desarrollaron una investigación sistemática que les dejó detallar las maniobras de extensión cervical y alzamiento mandibular, aparte de un tubo orofaríngeo para permeabilizar la vía aérea diez .

Deja un comentario