Refutando el Esquema de Arbitraje de Carbono del FMI – ¿Qué le parece eso?

Publicado originalmente en CO2 Coalition.

Autor: Lars Schernikau | Publicado: FMI | Fecha: 20 junio 2022

El Fondo Monetario Internacional (FMI) emitió recientemente un borrador de documento llamado «El Gran Arbitraje del Carbono» en el que se exponen varios puntos científicamente erróneos o sin respaldo. Nuestro miembro Lars Schernikau escribió al FMI pidiendo aclaraciones y explicando los temas científicos en cuestión. Está pendiente una respuesta del FMI. El borrador del documento del FMI apunta específicamente al carbón y hace varias declaraciones extremadamente engañosas y en realidad sin fundamento en contradicción directa con los datos científicos y la información disponible. Esto llega en un momento en que Europa y el mundo necesitan aumentar la quema de carbón para evitar un empeoramiento de la crisis energética.

ES: FMI Documento de Trabajo – El Gran Arbitraje del Carbono

Documento en línea disponible AQUÍ.

Atención:

Dr. Tobias Adrian, Dr. Patrick Bolton, Dra. Alissa Kleinnijenhuis
FMI – Departamento de Mercado Monetario y de Capital

[email protected]
[email protected]
[email protected]

CC. Asociación Mundial del Carbón, AIE, IEEJ, Centro de Energía de la ASEAN, Centro de Carbón Limpio, VDKI y varias otras instituciones de energía y productos básicos

Carta de presentación en línea disponible AQUÍ.

Estimado Fondo Monetario Internacional,

Gracias por publicar el documento de trabajo del FMI “El gran arbitraje de carbono” del 31 de mayo de 2022 en el que solicita explícitamente comentarios y fomenta el debate. Lars Schernikau, el iniciador y autor principal de esta carta de respuesta, es un economista energético independiente, comerciante de productos básicos y empresario educado en los EE. UU. (NYU), Francia (INSEAD) y Alemania (TU Berlín). Esta respuesta está respaldada por una serie de expertos en economía de la ciencia y la energía en los campos de la energía, los productos básicos y la física atmosférica que han optado por firmar conjuntamente esta carta.

El autor principal de esta respuesta, Lars Schernikau, ha trabajado en la industria de la energía y los productos básicos a granel con una exposición significativa, pero no exclusiva, al carbón durante los últimos 20 años. Todos los signatarios también están estrechamente asociados a varios campos de energía. El autor y los signatarios no tienen ningún interés financiero o político en escribir esta respuesta y no recibieron apoyo financiero para las declaraciones o el trabajo al que se hace referencia en este documento.

Para que conste, estamos de acuerdo en que

  1. El mundo se ha calentado en promedio durante los últimos 150 años, después de un período de enfriamiento de la Pequeña Edad de Hielo, desde ~1300 a ~1800 dC, sin mencionar los cambios climáticos anteriores.
  2. El CO2 y el CH4 son gases de efecto invernadero y han contribuido, junto con otros factores climáticos, al aumento medido de la temperatura global durante los últimos 150 años.
  3. Los seres humanos contribuyen a este calentamiento medido, incluido, entre otros, debido al aumento de la concentración de GEI en la atmósfera (a saber, CO2 y CH4), que parece ser en gran parte de origen antropogénico durante los últimos 150 años.
  4. Lo que es más importante, estamos seguros de que estará de acuerdo, y si no es así, le pedimos que responda con qué punto no está de acuerdo y por qué, con nuestra opinión de que la humanidad debe
  • Minimizar el impacto ambiental de nuestros sistemas energéticos a lo largo de toda la cadena de valor y el ciclo de vida, el impacto ambiental incluye emisiones y no emisiones (consulte la Figura 1)
  • Aumentar la eficiencia material de los sistemas energéticos (utilizar menos materias primas por cada unidad de energía producida),
  • Aumentar la eficiencia energética neta de nuestros sistemas energéticos (usar menos energía de entrada por cada unidad de energía producida)
  • Aumentar la eficiencia del consumo de energía (obtener el máximo resultado con la menor energía consumida)

Figura 1: Impacto ambiental de los sistemas energéticos y por qué los impuestos sobre el «carbono» conducen a distorsiones y consecuencias no deseadas (Schernikau et al. 2022)[1])

El propósito de esta respuesta no es discutir las causas del calentamiento global de los últimos 150 a 200 años, ni el impacto que el calentamiento global puede tener, aunque juega con la razón de su documento de trabajo. Para ello, os remitimos al libro Inquietos[2] por el profesor Koonin, que proporciona un resumen justo e independiente del estado actual de la «ciencia del clima».

Nuestros comentarios a su documento de trabajo son los siguientes. Por brevedad, acepte que (a) nos enfocamos en tres puntos principales con los que no estamos de acuerdo y (b) que, si se incluyen y se consideran, nuestros puntos cambiarían significativamente el resultado de su análisis. No podemos comentar sobre cada punto/desacuerdo/inconsistencia. Somos de la opinión, que Algunas de las suposiciones clave hechas en su artículo no corresponden al conocimiento científico indiscutible que tenemos disponible con respecto a la economía energética, la física y el clima.. Desafortunadamente, su documento de trabajo para descargar no incluía números de página, por lo que nos referimos al número de página en el documento PDF descargado del enlace que se proporciona arriba.

Los siguientes son nuestros principales puntos de preocupación

El “costo social del carbono” no es coherente con el análisis del ciclo de vida y una visión macro del medio ambiente

Sus declaraciones con respecto al costo social del carbono, un ejemplo:

Como tal, el SCC es una medida que está condicionada al nivel de CO2 en la atmósfera.» y «Cuanto mayor sea ese nivel, más poderoso es el efecto invernadero y, por lo tanto, mayores son los daños físicos esperados..”, p1

Esta y otras declaraciones similares son engañosas y requieren aclaración.

  • Sus declaraciones son contrarias a las conclusiones de los datos del Sistema de Observación de la Tierra de la NASA y la ESA desde 1982 hasta 2015 y las mediciones posteriores. Las mediciones reales muestran que el planeta se está volviendo más verde debido principalmente al CO2. Las plantas absorben CO2 para vivir, crecer y reproducirse. Ese conocimiento falta por completo y es el ‘otro lado de la ecuación’.
  • Aclare en su escrito sobre la sensibilidad climática que (a) se acepta científicamente que cualquier impacto de calentamiento de los GEI disminuye logarítmicamente con concentraciones más altas de GEI y (b) que existe una disputa significativa entre los modelos climáticos sobre la sensibilidad climática en sí misma (McKitrick 2021[3] y Dayaratna et al. 2022[4]).
  • Por favor aclare en su escrito que el daño físico de los desastres relacionados con el clima ha sido constante, y per cápita o por PIB disminuyó sustancialmente. Consulte la base de datos EMDAT a la que se hace referencia en Alimonti et al. 2022[5] y Pielke 2022[6]
  • Aclare en su escrito que los escenarios climáticos asumen, de manera poco realista, que no hay adaptación al cambio climático (Lomborg 2020[7])
  • Por favor, aclare qué escenario y qué modelo climático supone que es correcto al hacer sus diversas declaraciones con respecto a SCC. Tenga en cuenta que RCP8.5-SSP5, que se usa con mayor frecuencia (no aclarado en su documento), no es una proyección del futuro sino un escenario muy poco realista en el que el consumo de carbón per cápita aumenta 6 veces para 2100 desde los niveles actuales (Pielke Richie 2021[8])
Su elección de centrarse en el carbón es engañosa e incorrecta

La declaración:

El enfoque en el carbón es natural dado que el carbón emite aproximadamente 2 veces más carbono a la atmósfera por unidad de producción de energía que el gas natural y aproximadamente 1,5 veces más que el petróleo.”, p1

Esta y otras afirmaciones y suposiciones similares hechas en su documento son incorrectas y engañosas porque se enfocan únicamente en el CO2 y no tienen en cuenta otros GEI antropogénicos conocidos y otros impactos ambientales (ver 4a) en la página 2 del presente). Además, no considera ni menciona los indiscutibles efectos positivos de fertilización del CO2 adicional en la atmósfera.

  • El carbono NO es igual al CO2. Asumimos de sus afirmaciones que quiere decir que el carbono es igual a CO2, porque si tuviera que incluir CH4, su declaración se vuelve científicamente incorrectaSchernikau Smith 2022[9]
  • Incluya en su juicio y declaración que IPCC AR6 (p89) confirma que menos de la mitad, sólo “46% [of CO2 emissions] acumulado en la atmósfera, [the remainder] fue absorbida por el océano y eliminada por los ecosistemas terrestres [in other words was taken up by plant life to create biomass]”.
  • Aclare en su escrito que el carbón y el gas tienen esencialmente el mismo impacto climático en GWP20 (potencial de calentamiento global durante 20 años). Schernikau Smith 20229 han demostrado que, asumiendo el GWP del IPCC20IPCC AR6 y los datos de la IEA sobre emisiones de metano y CO2 son correctos: en promedio, el GNL es «peor para el clima» que cualquier carbón y que el gas promedio es «peor para el clima» que el carbón extraído a cielo abierto
  • Siendo ese el caso y considerando que el carbón y el gas por sí solos representan aprox. 50% de energía primaria y 60% de electricidad, aclare qué tan realista es abandonar el carbón y el gas al mismo tiempo, como lógicamente parece sugerir.
  • Mc Kinsey 2022[10] adoptó GWP20, según la información de los autores, por primera vez en junio de 2022 “La frontera neta cero de Estados Unidos: una guía comercial” pero pareció no ajustarse erróneamente a la absorción natural de CO2 por la biosfera y los océanos
  • Por favor incluya en su papel el efectos positivos indiscutibles del CO2 adicional en la biosfera según lo confirmado por WEF[11]NASA[12]y una gran cantidad de artículos científicos revisados ​​por pares, como Taylor Schlinker 2021[13], Harverd et al. 2019[14]y Zhu et al. 2016[15]. Un CO2 más alto permite que las plantas prosperen en climas más secos, en climas más cálidos y crezcan rápidamente. Los invernaderos elevan rutinariamente los niveles de CO2 a 2000 ppm o más para mejorar el crecimiento.
  • Repita cuáles son los supuestos para «Net-Zero» en sus escenarios de referencia y por qué asume que el consumo total de energía no crecerá, sino una disminución neta per cápita a pesar de que el mundo requiere energía adicional para reducir la pobreza. También aclare por qué no ajusta la población de sus escenarios de «Cero neto» cuando se trata de futuros requisitos de energía.
Su declaración de que las «energías renovables» variables traerán beneficios económicos sobre el carbón es engañosa e incorrecta.

Tus declaraciones:

Acortar el carbón y optar por las energías renovables de reemplazo podría generar una ganancia neta o un arbitraje de carbono.”, p2,

La eliminación gradual del carbón no es solo una cuestión de necesidad urgente para limitar el calentamiento global a 1,5 °C. También es una fuente de ganancias económicas y sociales considerables.”, p3

La energía fotovoltaica y eólica: (1) han recibido el mayor apoyo político en más de 130 países; (2) son actualmente las tecnologías de generación de energía más competitivas; y (3) experimentar una tendencia continua de caída de costos que sugiere el mayor potencial para dominar la mayoría de los mercados (IEA (2021e)”, p22

Estas declaraciones y otras similares son incorrectas y engañosas.

  • Su uso de la medida de costo variable LCOE es científicamente incorrecto al comparar la potencia despachable con la carga base. Cuando ajuste su análisis para los costos totales (lo que debe hacer para un argumento económico lógico), obtendrá resultados diferentes. Algunos ejemplos a continuación:
    • IEA confirmado en diciembre de 2020 (IEA 2020[16]p14): “…el valor del sistema de las energías renovables variables, como la eólica y la solar, disminuye a medida que aumenta su participación en el suministro de energía” y usaron VALCOE en lugar de LCOE
    • OCDE NEA 2018, p39 confirma “Cuando los VRE [variable “renewable” energy] aumentan el costo del sistema total, … imponen tales externalidades técnicas o costos sociales a través de mayores costos de equilibrio, redes de transporte y distribución más costosas y la necesidad de sistemas residuales más costosos para brindar seguridad de suministro las 24 horas del día” (OECD NEA 2018, p39) y “Desde el punto de vista de la teoría económica, los VRE deberían ser gravados por estos costos excedentes. [integration costs above] para lograr su despliegue económicamente óptimo.”
    • El costo de integración de VRE aumenta logarítmicamente a medida que la participación de VRE en el sistema de energía aumenta más allá de cierto punto (IEEJ 2020[17]p124ff)
  • Schernikau et al. 20221 (revisado recientemente por pares) analiza el costo total de la electricidad FCOE y los rendimientos netos de energía eROI y demuestra por qué el cambiar a energía variable “renovable” siempre aumentará el costo de un sistema de energía y tienen grandes impactos económicos y ambientales negativos
  • Incluya y detalle la probabilidad y los costos de la escasez de energía (como la crisis energética actual que comenzó en 2021 antes del conflicto entre Rusia y Ucrania) y la falta de energía (Schernikau et al. 2022).1) que resultará directamente de pasar de la energía convencional a la energía “renovable” variable que es intermitente, ineficiente en términos de energía, material ineficiente y requiere un 100 % de respaldo o almacenamiento para funcionar.
  • Mencione y aclare que la transición energética «verde» reducirá las eficiencias energéticas netas globales, ya que requieren sistemas energéticos más complejos y un mayor almacenamiento.
    • AIE 2022[18]Alejarse de las centrales térmicas centralizadas como principales proveedores de electricidad hace que los sistemas de energía sean más complejos. Se necesitan múltiples servicios para mantener un suministro eléctrico seguro.” Y «Además de suministrar suficiente energía, estos incluyen cumplir con los requisitos de capacidad máxima, mantener estable el sistema de energía durante perturbaciones a corto plazo y tener suficiente flexibilidad para aumentar y disminuir en respuesta a cambios en la oferta o la demanda.
  • Por favor aclara eso hasta la fecha no existe ningún sistema de almacenamiento de energía de larga duración ambiental y económicamente viable a escala de red. Si cree lo contrario, aclare qué solución está disponible hoy en día para el almacenamiento de energía de larga duración. El hidrógeno no puede ser la solución porque
    • Más de la mitad de la energía siempre se pierde en la producción de hidrógeno y esta energía perdida terminará en calor de alta entropía que calienta nuestra biosfera y siempre reduce la eficiencia energética de todo el sistema energético.
    • Lógicamente, solo el exceso de energía “renovable”, como la eólica y la solar, debería utilizarse para producir H2 con el fin de almacenarlo en la red, ya que, de lo contrario, siempre es más económico utilizar la energía “verde” o cualquier energía disponible directamente. .
    • la producción de H2 requiere de 3 a 5 veces más energía que usar energía renovable directamente” y el hidrógeno es precioso y debe ser considerado el “Champán para sistemas energéticos(Kemfert 2021[19])
  • Indique y aclare en su artículo que el premio Nobel de «economía climática» Prof. Nordhaus calculó que «volverse ecológico» tendrá un costo neto para la sociedad, ya que reduce el PIB disponible para la sociedad en el año 2100 en relación con permanecer «convencional» (Nordhaus 2018[20]Lomborg 20227y varios otros).

Le pedimos amablemente su respuesta por escrito a Lars Schernikau, el correo electrónico y los datos de contacto se proporcionan en el correo electrónico enviado. Una versión de Word de esta carta está disponible a pedido para facilitar la respuesta.

Tuyo sinceramente,

Signatarios

  • Lars Schernikau, economista energético independiente, comerciante de productos básicos y empresario
  • William Hayden Smith, Prof. de Ciencias Planetarias y de la Tierra, en la Universidad de Washington, St. Louis, MO, EE. UU.
  • Emeritus Rosemary Falcon, Cátedra NRF SARChI jubilada de Tecnología de Carbón Limpio en la Universidad de Witwatersrand; actualmente Director de la FFF Carbon Foundation, Johannesburgo, Sudáfrica.
  • Samson Bada, Investigador Principal, Profesor Asociado, Cátedra DSI/NRF SARChI de Tecnología Limpia del Carbón, Universidad de Witwatersrand, Johannesburgo, Sudáfrica
  • Richard Axelbaum, Ingeniería energética, ambiental y química, Profesor Stifel & Quinette Jens de Ciencias de ingeniería ambiental, Universidad de Washington en St. Louis, EE. UU.
  • John Droz, jr, físico, fundador de Alliance for Wise Energy Decisions, sitio web y red www.wiseenergy.org, EE. UU.
  • Dr-Ing. John A. Shanahan, ingeniero civil. Primera carrera en diseño y licenciamiento de energía nuclear comercial en Estados Unidos y Suiza. Retiro dedicado a la educación pública sobre la importancia de la energía proveniente de combustibles fósiles y la energía nuclear y sus derivados para la humanidad y el medio ambiente. Fundador-Editor del sitio web: www.allaboutenergy.net, USA.

Referencias

[1] Schernikau et al. 2022, Schernikau, Dr. Lars, William Smith y Rosemary Prof. Falcon, Costo total de electricidad ‘FCOE’ y Devoluciones de energía ‘EROI’, mayo de 2022. https://doi.org/10.2139/ssrn.4000800

[2] Koonin, Steve, «Inquieto», 2021, https://dokumen.pub/qdownload/unsettled-what-climate-science-tells-us-what-it-doesnt-and-why-it-imports-2020952203-9781950665792-9781953295248.html

[3] McKitrick 2021, Comprobación de la consistencia del modelo en la toma óptima de huellas dactilares: un comentario”. Dinámica del clima 58, no. 1 (agosto de 2021): 405–11. https://doi.org/10.1007/s00382-021-05913-7.

[4] Dayaratna et al 2020, Sensibilidad climática, productividad agrícola y el costo social del carbono en FUND, Environmental Economics and Policy Studies 22, no. 3 (julio de 2020): 433–48. https://doi.org/10.1007/s10018-020-00263-w

[5] Alimonti et al 2022: Una evaluación crítica de las tendencias de eventos extremos en tiempos de calentamiento global. The European Physical Journal Plus 137, no. 1 (enero de 2022): 112. https://doi.org/10.1140/epjp/s13360-021-02243-9

[6] Pielke 2022a, Global Weather and Climate Disasters 2000 to 2021. Boletín Substack, enero 2022. https://rogerpielkejr.substack.com/p/global-weather-and-climate-disasters y Pielke 2022b: US Disaster Costs 1990 to 2019., febrero de 2022, https://rogerpielkejr.substack.com/p/us-disaster-costs-1990-to-2019

[7] Lomborg 2020, Bienestar en el siglo XXI: aumentar el desarrollo, reducir la desigualdad, el impacto del cambio climático y el costo de las políticas climáticas – ScienceDirect, abril de 2020. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0040162520304157?via%3Dihub

[8] Pielke, Roger y Justin Ritchie 2021: Distorsionando la visión de nuestro futuro climático: el uso indebido y el abuso de las vías y escenarios climáticos”. Energy Research & Social Science 72 (febrero de 2021): 101890. https://doi.org/10.1016/j.erss.2020.101890

[9] Schernikau Smith 2022: Impactos climáticos de los combustibles fósiles. SAIMM, Revista del Instituto de Minería y Metalurgia de África Meridional, vol. 122, núm. 3, págs. 133-146, 122, núm. 3 (marzo de 2022). http://dx.doi.org/10.17159/24119717/1874/2022

[10] McKinsey: la frontera neta cero de Estados Unidos: una guía comercial | McKinsey”, junio de 2022. https://www.mckinsey.com/business-functions/sustainability/our-insights/navigating-americas-net-zero-frontier-a-guide-for-business-leaders

[11] Foro Económico Mundial sobre ecologización, 2019. https://www.facebook.com/worldeconomicforum/videos/un-tercio-de-los-planetas-nueva-cubierta-verde-es-en-china-e-india/568784576928509/

[12] Reiny, Sansón. «NASA: El CO2 está haciendo que la Tierra sea más verde, por ahora». Cambio Climático: Signos Vitales del Planeta, 2016. https://climate.nasa.gov/news/2436/co2-is-making-earth-greenerfor-now

[13] Taylor, Charles A. y Wolfram Schlenker. “Taylor Schlinker 2021: Impulsores ambientales del crecimiento de la productividad agrícola: fertilización con CO₂ de cultivos extensivos de EE. UU.” Documentos de trabajo de NBER, Documentos de trabajo de NBER, octubre de 2021. https://ideas.repec.org/p/nbr/nberwo/29320.html.

[14] Haverd, Vanessa, Benjamin Smith, Josep G. Canadell, Matthias Cuntz, Sara Mikaloff-Fletcher, Graham Farquhar, William Woodgate, Peter R. Briggs y Cathy M. Trudinger. «Haverd et al 2019: Fertilización de CO2 más alta de lo esperado inferida de Leaf to Global Observations». Biología del Cambio Global 26, no. 4 (noviembre de 2019): 2390–2402. https://doi.org/10.1111/gcb.14950.

[15] Zhu, Zaichun, Shilong Piao, Ranga B. Myneni, Mengtian Huang, Zhenzhong Zeng, Josep G. Canadell, Philippe Ciais, et al. «Zhu et al 2016: Enverdecimiento de la Tierra y sus impulsores». Naturaleza Cambio Climático 6, núm. 8 (agosto de 2016): 791–95. https://doi.org/10.1038/nclimate3004.

[16] IEA 2020, Costos Proyectados de Generación de Electricidad 2020, Dic 2020, https://www.iea.org/reports/projected-costs-of-generating-electricity-2020

[17] IEEJ 2020, Instituto de Economía Energética de Japón, IEEJ Energy Outlook 2020, enero de 2020, https://eneken.ieej.or.jp/data/8644.pdf

[18] IEA 2022, Las transiciones energéticas requieren innovación en la planificación del sistema eléctrico, enero de 2022, https://www.iea.org/articles/energy-transitions-require-innovation-in-power-system-planning?utm_source=SendGrid&utm_medium=Email&utm_campaign=IEA+newsletters

[19] Kemfert, Claudia 2021, Traducido del Prof. Kemfert en RND, Wasserstoff ist nicht das neue Öl, septiembre de 2021, https://www.rnd.de/wirtschaft/wasserstoff-als-energietrager-wirtschaftsexpertin-claudia-kemfert-warnt-wasserstoff-ist-nicht-das-neue-ol-ZXMSXVSIGVDMTAJAJHFADF4EMU.html

[20] Nordhaus, Ted 2018, Proyecciones e incertidumbres sobre el cambio climático, American Economic Journal, vol. 10, núm. 3, https://doi.org/10.1257/pol.20170046

Lars Schernikau es miembro de la Coalición CO2 así como economista de la energía, empresario, comerciante de materias primas y autor de libros sobre materias primas energéticas. Actualmente vive en Europa y Asia. Anteriormente, Lars trabajó en la Grupo de consultas de Boston en Estados Unidos y Alemania.

Deja un comentario